Tamara Martínez expone audios y pide ayuda

Seguimos dándole cobertura al caso de la comunicadora Tamara Martínez y el abogado Emilio López, este último actualmente en prisión preventiva por violencia doméstica.

Hace unos momentos la parte afectada se volvió a dirigir a las redes sociales para exponer nuevamente el conflicto con su esposo, saliendo a relucir por medio de esta un audio en el que ella evidencia una acalorada discusión sostenida con el hombre hace unos años, dando por sentado que la relación entre ambos está atravesando por conflictos desde hace ya un largo tiempo.

El audio expone asuntos personales muy delicados que involucran a ambos, tales como presuntas adicciones que tiene o tenía la modelo, así como también los chantajes que su esposo le daba con la finalidad de que esta y la hija de ambos se mantuvieran a su lado.

En este orden de ideas, Tamara expone que,

“No recordaba esta discusión, pero al escucharla, mi alma quedó destrozada. ¿Cómo se atreve el Ministerio Público a decir que yo apoyo este tipo de situaciones? Tengo miedo por mi hija, temo perderla. No importa lo que se diga, esa niña es mi hija”.

“No estoy satisfecha con la intervención de mi madre y el Ministerio Público nunca se ha acercado a mí. Pero escuchen, por favor. Si me quitan a mi hija, me muero. Pido que no me juzguen, necesito ayuda”.

“El caso de adopción de mi hija lleva más de 5 años en @conanirdo. ¿Hasta cuándo debo soportar esto? ¿Cuántas más actuaciones ridículas debo hacer? ¿Hasta qué punto debo someterme? Yo soy la madre de esa niña, pase lo que pase. Pido ayuda, ayúdenme“.

“Es mi hija, no quiero seguir mintiendo, no quiero seguir siendo tratada como una persona desequilibrada. Pero por favor, ¡entiendan! Quiero a mi hija y quiero tener el derecho de cuidarla para poder avanzar y dejar de ser un objeto de burla, un títere”.

“Si me entiendes, por favor, etiqueta a @conanirdo y pide que me ayuden. Me estoy jugando mucho con esto, pero es el último recurso que me queda. @cosnuri.rd, por favor, denme los derechos sobre mi hija. ¡Ya es suficiente! ¡Cinco años! ¡Ya es suficiente!“.