Encuentran a la mujer sospechosa de entrar a dos infantes en una malesta.

Las autoridades de Corea del Sur han localizado a una mujer que está relacionada con los niños hallados MU3RT0S en maletas en una subasta en Nueva Zelanda.

Se trata de una mujer de unos 40 años de edad que llegó a Corea del Sur en 2018 y no se encuentra registro de salida del país. La policía neozelandesa confirmó que los restos humanos encontrados en las maletas llevaban muchos años ahí.

La mujer, la cual no ha sido identificada públicamente, nació en Corea del Sur, pero se mudó a Nueva
Zelanda y es nacional de este segundo país, según informó Park Seung-hoon, portavoz de la Agencia Nacional de Policía de Seoul.

La Policía de Nueva Zelanda tiene la sospecha que la mujer puede ser la madre de los niños hallados MU3RT0S, porque la última dirección que tuvo la sospechosa en Nueva Zelanda fue la del almacén durante esas maletas estuvieron durante años, indicó Park.

La semana pasada la policía neozelandesa revelaron el hallazgo de los restos de los dos niños que se cree tendrían cinco y 10 años de edad al M0R!R, en un remolque cargado de objetos comprados por una familia en un remate de bienes abandonados.

La policía ha revisado horas de imágenes de video de sistemas de seguridad, pero los momentos clave podrían haber sido borrados debido al tiempo transcurrido entre la MU3RT3 de las víctimas y el hallazgo de los cuerpos.

“Estamos dando lo mejor de nosotros para identificar las víctimas, Lo que puedo decir es que estamos haciendo muy buenos progresos con la investigación de ADN”, dijo la policía el día del descubrimiento, agregando que estaba trabajando con Interpol.

Tanto la unidad de almacenaje como la propiedad donde fueron llevadas las maletas están bajo una detallada investigación por parte de los equipos forenses.

De acuerdo con el sitio de noticias neozelandés Stuff, la familia asistió el jueves pasado a una bodega de una empresa de almacenamiento local donde adquirió a través de una subasta un remolque lleno de mercancías, que incluía las maletas donde se encontraron los cuerpos sin vida de los pequeños.

Al llegar a su propiedad, la familia comenzó a percibir un olor desagradable que emanaba de los bienes recién adquiridos.